junio 09

Sé un buen líder.

¡Lo sabemos!, para dirigir y motivar a un grupo de trabajo de forma exitosa es necesario considerar varios aspectos que serán determinantes en cómo te ve tu equipo, ya que posiblemente tus clientes tengan la misma percepción de ti.

Por ello, te compartimos 5 tips para salir de tu zona de confort y ser un líder empático con los integrantes de tu negocio:

1. Aprende a conocerte bien: ¡Empieza por ti!, es de vital importancia que autoanalices tu desempeño y tengas claras tus expectativas de negocio, además de cómo has liderado hasta el momento y fijarte una meta alcanzable a partir de ese momento, toma nota de tus avances mensualmente para determinar en dónde te has superado y en dónde deberás poner mayor esfuerzo, con ello podrás mejorar cada día y sin lugar a dudas, tus clientes y equipo ¡lo notarán!

2. El futuro no está tan lejos: Ten clara la visión de tu negocio para orientar los objetivos y esfuerzos a la realización de la misma, recuerda que un líder centrado y con objetivos claros es más fácil de seguir. Ya logrado esto, comparte con tu equipo de trabajo la idea que tienes para que cada miembro se esfuerce en hacer su parte y todos en conjunto ayuden a alcanzar los objetivos.

3. Apasiónate y contagia a tu equipo: Recuerda que el entusiasmo y la pasión por tu trabajo se verán reflejados de forma positiva en tu negocio. Sin embargo, debes ser objetivo y encontrar un balance entre pros y contras en la ejecución de la estrategia de negocio que hayas fijado.

4. Sé flexible: Muchas veces castigamos lo errores que se cometen, sin embargo, un buen líder fomenta la creatividad y permite que los miembros de su equipo se equivoquen, corrijan y aprendan de sus errores. Enseñar a tu equipo a pensar fuera de la caja, ser proactivos y tomar decisiones, siempre te dará un buen resultado que se verá reflejado en la percepción que tienen tus clientes de ti y de tu negocio.

5. La clave de todo… ¡Comunicación!: Platica tus ideas de forma clara para que todos las entiendan, así tu equipo sabrá qué esperas de ellos y puedan hacer aportaciones de valor que enriquezcan tu negocio. Pon atención a las observaciones que los miembros tengan, siempre manteniendo un ambiente de conversación cordial y tratando de mejorar en los puntos mencionados por tu equipo. No olvides que un líder se comunica abiertamente.